Crisálida en la Vida:

 

Queremos que el proceso se extienda más allá de los seminarios, por ello saldremos de cada seminario con “tareas” para llevar a cabo hasta el próximo encuentro, tanto con ejercicios a realizar como con actitudes y enfoques a cuidar y revisar.

Realizar el Proceso Crisálida no es solo acudir a unos encuentros, sino implicarse en un aprendizaje y transformación que se irá dando a lo largo de los meses que dura el proceso.

  • Compromiso con la evolución:

En este proceso, cada participante adquiere un compromiso consigo mismo para evolucionar y transformar. De la implicación y consciencia, de la fuerza que cada uno ponga en el compromiso, va a depender el recorrido que tendrá durante el Proceso Crisálida. La recomendación es vivir con intensidad y con presencia el proceso no sólo en el tiempo de los encuentros, sino también en el tiempo de nuestra vida cotidiana: tener presente que se está viviendo un proceso de transformación y aplicar todo aquello que vamos descubriendo dentro de nosotros en la vida cotidiana genera mucho mayor avance que aplicarse sólo durante el tiempo de los encuentros. Por ese motivo, cada participante evolucionará según su punto de partida y también según su nivel de compromiso y de trabajo personal, que no es otra cosa que poner consciencia en la vida diaria, teniendo en cuenta todo aquello que ya hemos descubierto.

  • Vivir a tu favor:

El Proceso Crisálida ha de ayudar a los participantes a vivir a su favor. Muchas veces tenemos una idea de hacía donde queremos dirigir nuestros pasos y nuestra vida, y sin embargo, cuando llega el momento, hacemos una cosa distinta de la que habíamos planeado o decidido, claramente nos saboteamos la felicidad, vivimos en nuestra contra. A partir del Proceso Crisálida favoreceremos las conexiones neuronales que activan los caminos, las decisiones que propician nuestra plenitud, e insistiremos en bajar de intensidad o inhibir las conexiones neuronales que propician nuestra frustración en la vida. Esto tiene que ver con actitudes mentales muy establecidas, hábitos, que como otros hábitos nocivos, han establecido cortocircuitos neuronales que viajan de forma rápida y eficaz a través de nuestro cerebro. Iniciaremos y propiciaremos los procesos que ayudan a desconectar estos hábitos mentales y los que ayudan a generar nuevos hábitos más saludables y evolutivos.

  • Vivir para crear:

Entendemos la vida como un proceso creativo a partir del cual vamos desplegando todas nuestras potencialidades. Aprovecharemos el proceso para hacer de nuestra vida y de nosotros mismos una nueva creación, en la que la inspiración surge de lo más profundo de nuestro ser. Nosotros como creadores culminamos la creación de nuestras vidas en base al conocimiento de nuestra verdadera naturaleza y nuestro propósito.

  • Vivir para experimentar:

Toda forma de vida es una experiencia, en la que uno se identifica con lo vivido hasta el punto en que muchas veces es incapaz de darse cuenta de qué está experimentando. Experimentamos la vida en función de los patrones mentales que nos conforman, de forma que estos patrones cierran nuestro campo de experimentación: las experiencias quedan reducidas según nuestras leyes internas, las leyes de nuestro paradigma, y esto limita drásticamente las experiencias de nuestra vida.

Tenemos intención de salir de cualquier paradigma, de cualquier estructura mental, para vivir de forma inocente y libre cualquier nueva experiencia, observándola con los ojos de la inocencia, dándonos cuenta que podemos ser observadores y actores de nuestra vida si mantenemos nuestra mente abierta.

  • Vivir con la energía:

Aun acercándonos a la vida con la mirada libre e inocente, fuera de patrones rígidos, podemos considerar un enfoque nuevo en nuestra forma de observar y percibir. Nos abrimos a un enfoque energético, y comenzamos a percibir la energía subyacente en todas las cosas, en todos los seres, en todas las transacciones, en todas las experiencias. Aprendemos a identificar lo que percibimos según su calidad, potencial y nivel energético y esto nos capacita a una mayor comprensión de lo que nos sucede y de lo que sucede a nuestro alrededor

  • Vivir celebrando la vida:

Comprendemos que cualquier experiencia tiene un sentido fundamental en nuestra evolución, y desde ese punto de vista no existen “malas experiencias” y “buenas experiencias”, sino solamente experiencias de las que uno es capaz de extraer la enseñanza y el aprendizaje, o no.

Desde esta perspectiva, cualquier reto que nos presenta la vida es un regalo que debemos agradecer y celebrar, porque la propia vida no tiene otro sentido que el devolvernos a nosotros mismos.

  • Vivir con sencillez:

Entramos en el proceso con la convicción de que cuanto más sencillas son las cosas, más posibilidades tenemos de extraer su esencia, que es lo realmente importante. No importa el tema que se trate, buscamos darle una forma pedagógica que permita a cualquiera acceder a este conocimiento.

Lo sencillo nos permite centrarnos, lo complicado nos lleva a perdernos en los laberintos de la mente. Vivir con sencillez, simplificar nuestra vida al máximo, forma parte del proceso de depuración de nuestra vida que nos permite captar lo esencial con más facilidad.

La práctica habitual de la respiración consciente nos ayuda a generar esa simplificación y nos permite estar centrados y comprender los sucesos de nuestra vida.

  • Abrirse, sentir y desplegarse:

En este proceso vamos a dar poca importancia a lo mental. Consideramos que muchas veces nuestros avances se bloquean porque, al parapetarnos en lo mental, nos aferramos a viejos registros que tienen cancelada la entrada a nuevos aspectos de nosotros mismos.

Al realizar el proceso, nos abrimos mentalmente a vivir cualquier tipo de experiencia, y nos abrimos a sentir. De esta forma podemos comenzar a descubrir lo misterioso escondido en nuestro interior, y al descubrirlo y experimentarlo, comienza a experimentarse como cotidiano, pudiéndose integrar a nuestra vida, y empezar a vivir desde ello también. De esta forma nos desplegamos.

Su mensaje del formulario se ha enviado correctamente.

Ha introducido los siguientes datos:

Déjanos tu mail y te mantendremos informad@ de todas nuestras actividades

Por favor, corrija los datos introducidos en los campos siguientes:
Al enviar el formulario se ha producido un error. Inténtelo de nuevo más tarde.

Atención: Los espacios marcados con * son obligatorios.