YOGA PARA MAMAS Y BEBES PEQUEÑOS

Un espacio para compartir, para vivir y transmitir la calma.

Después de nueve meses de gestación, es necesaria una nueva adaptación, un aprendizaje para la vida en un nuevo mundo: todo un mundo nuevo para el bebé, una nueva vida para la nueva mamá, que ahora mira su mundo antiguo con nuevos ojos. El yoga es la oportunidad para afianzar ese nuevo vínculo y crear una buena base.

Está demostrado en psicología que el origen de muchos de los
trastornos psicológicos vividos como adultos o en la adolescencia tienen su origen en una creación del primer vínculo con la madre inadecuado. Acudir a este espacio es dar una oportunidad especial, un tiempo determinado en nuestro día a día, donde lo más importante sea cuidar ese vínculo.

A través de contactos suaves, suaves posturas y respiraciones
acompasadas comienza una nueva manera de relacionarse. La ternura se despierta y se entretiene, jugando con nuestra respiración y la del bebé. El amor se transmite en los contactos y en los movimientos. El humor y la complicidad nos une a las otras parejas de mamás y bebés. Una forma de relación que puede nacer desde los comienzos y crecer con vuestro crecimiento.

Está demostrado que el estrés que vive la madre influye en los niveles de salud del bebé, de manera que las madres más estresadas tienden a tener bebés más enfermos. Estas clases son una propuesta para que tú, madre, te reencuentres con tu calma, y para que tú, bebé, te puedas mecer en ella, a través de la respiración, y a través del suave movimiento, de las tiernas posturas.

Tras el parto, el cuerpo necesita un periodo de adaptación. Los ejercicios suaves que realizas, acompañada de tu bebé te ayudan también a recuperar la forma, y esto beneficia a tu salud a muchos niveles: recuperas o mejoras la autoestima, la postura, disminuyes volumen, previenes y sanas trastornos del suelo pélvico (incontinencia urinaria, hemorroides), recuperas la líbido, mejoras la vitalidad y la fuerza física. Previenes muchos problemas de espalda que se dan en este periodo del inicio de la lactancia, en que pasas muchas horas con el bebé en los brazos.

Los bebés así estimulados ven mejorado su desarrollo psicomotor.
El contacto con el suelo en compañía de su madre les genera confianza para comenzar a moverse y gatear.

Una actividad que tanto la madre como el bebé van a agradecer, que genera más complicidad y sincronicidad y que da un primer impulso beneficioso a una relación para toda la vida.

Horarios y precios

Accede a nuestro canal de You Tube donde podras ver videos de Charlas impartidas en el centro

Crisalida en You Tube

Su mensaje del formulario se ha enviado correctamente.

Ha introducido los siguientes datos:

Déjanos tu mail y te mantendremos informad@ de todas nuestras actividades

Por favor, corrija los datos introducidos en los campos siguientes:
Al enviar el formulario se ha producido un error. Inténtelo de nuevo más tarde.

Atención: Los espacios marcados con * son obligatorios.